martes, diciembre 20, 2005

Desaparece nuestro patrimonio

Siguen creando polémica nuestro patrimonio, el edificio de la calle Torres, que sufrió un incendio el pasado 5 de diciembre, crea polémica entre sus propietarios y el ayuntamiento.

El propietario asegura que el incendio se produjo, una vez encendidas las luces de navidad, y debido a una chispa eléctrica. Como nos indica un visitante a esta bitácora, podemos incluso ver un vídeo en canariasahora sobre como se inició el fuego.

Por su parte el Ayuntamiento abre una investigación, sobre las posibles causas del incendio.

Por otro lado los comercios cercanos al edificio se quejan de que debido a la protección despues del incendio, sus clientes tienen casi impoibilitado la entrada a sus establecimientos.

La realidad es que hemos vuelto a perder uno de los edificios más antiguos de nuestro casco histórico, el cual estuvo durante muchísimo tiempo, deteriorándese poco a poco sin que nadie hiciera nada al respeccto.

¿Hasta cuando?

1 comentario:

impigra dijo...

Palacio del Obispado:

Lo que ha pasado en el palacio del Obispado en La Laguna, “Ciudad de los Adelantados”, ha supuesto una cuádruple pérdida:

1.Cultural: Se ha perdido una parte importante de nuestro legado histórico, una parte de nuestra identidad e idiosincrasia.

2. Artístico: Se ha destruido una joya arquitectónica del siglo XVII, de indudable belleza.

3. Social: Nuestra sociedad se ha quedado un poco huérfana, y La Laguna y los laguneros, y los canarios todos, hemos perdido un referente de la misma. Como la propia Iglesia, en tanto que parte de la sociedad, y que pierde su palacio de gobierno, referente de su acción y actuación.

4. Económico: Se ha perdido un edificio que por su antigüedad, historia, arquitectura y belleza, tenía un especial interés turístico, y que contribuía a conformar la ciudad de La Laguna como Patrimonio de la Humanidad.

En Gran Canaria y en Las Palmas de Gran Canaria, este suceso nos debería hacer reflexionar, y sensibilizarnos por el interés, cuidado y admiración por nuestro patrimonio histórico.
“Cuando las barbas de tu vecino...”